Buscadores semánticos

Después de muchos años de evolución, no caben dudas que los buscadores han ganado en experiencia y sapiencia. Con algoritmos cada vez más complejos, que se van actualizando frecuentemente, los motores de búsqueda han mejorado notablemente sus aplicaciones de rastreo y, hoy en día, son mucho más eficientes que años atrás.

El motor de búsqueda de Google se mantiene como el buscador más utilizado para encontrar contenidos en Internet, a pesar de que el éxito de Facebook (el sitio más visitado de los últimos meses) y de las redes sociales le haya quitado protagonismo exclusivo. Es por esto, que todos los expertos de SEO ponen especial atención y dedican importantes esfuerzos en “agraderle” a Google y hacen que los contenidos de sus sitios sean amigables para el “Rey de los Buscadores”, aunque mantienen sus ojos atentos en lo que ocurre en las redes sociales.

Las ventajas que presenta Google son muchas entre ellas podemos destacar: su rapidez de respuesta ante cada petición; su gran cantidad y variedad de resultados; y, porque no, su posicionamiento como marca sinónimo de buscadores.

La fuerte presencia de Google en el inconsciente colectivo de los usuarios de Internet, ha hecho una tarea casi imposible quitarle mercado y otros buscadores, como el de Yahoo! o el propio Bing de Microsoft, deben conformarse con pugnar por un segundo lugar.

Una nueva tendencia, que llega de la mano de la Web 3.0, hace que todos los buscadores deban renovarse para estar a la altura de las circunstancias. En esta oportunidad, la novedad viene de la mano de un concepto del cual hace tiempo se viene hablando: la búsqueda semántica.

Después de muchos años de hablar de metaetiquetas, palabras claves y demás, los buscadores pasarán a adaptarse a este concepto, en la cual el contexto y el significado de las palabras comienzan a tomar mayor valor. Por esta razón, muchos hablan de la búsqueda semántica, como una búsqueda más “inteligente”. Si bien todavía estamos lejos de que una computadora pueda procesar la información como el cerebro humano, este concepto se acerca a esa utopía y busca precisamente que los motores de búsqueda sean menos “robóticos” y se conviertan en máquinas capaces de interpretar lo mejor posible lo que busca el usuario y, de esa manera, poder devolver los resultados más adecuados.

Esta nueva características en los buscadores, permite mejorar la calidad de los resultados y, de esta manera, evitar los “posibles engaños” de quienes buscan lucrar con las limitaciones de los buscadores actuales.

Evidentemente, cuando los buscadores semánticos logren mayor repercusión en la red y sean más relevantes en el flujo de tráfico, deberán ser contemplados en el trabajo de SEO como un elemento más para optimizar un sitio. Los buscadores semánticos están enfocados a poder interpretar mejor los textos generados de los sitios web. Por sus características, la búsqueda semántica, contribuye a mejorar la calidad de textos, sin necesidad de recurrir de manera sistemática a palabras clave y permitiendo que los contenidos sean aún “más naturales”.

La gran ventaja de los buscadores semánticos no es sólo que cuentan con la capacidad de interpretar mejor los textos de los sitios web, sino que también pueden realizar una interpretación más precisa de lo que desea buscar el usuario que está tratando de encontrar información, estando allí una de sus claves más importantes.

Si bien aún no se ha popularizado en gran medida la tendencia de los buscadores semánticos, ya se pueden ver algunas alternativas enfocadas a determinadas temáticas e, incluso, algunas alternativas que incorporan rastreo en audio de videos.

Para obtener más información sobre la web semántica, les recomiendo leer este interesante artículo publicado por el W3C: http://www.w3c.es/Divulgacion/Guiasbreves/WebSemantica.

Publicado el por

1 Comentario

Una respuesta a Buscadores semánticos

  1. Miguel

    Hola Damián!

    Estoy haciendo un trabajo de investigación acerca de buscadores semánticos y comparándolos con los actuales, en especial Google vs Bing.
    Quiero saber si tenés alguna información referente a como trabajan internamente estos (ontologías, metadatos, lenguajes como RDF, RDFS, OWL) sabiendo que Google ha comprado una empresa que se dedica a hacer semántica.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *