Cómo aprovechar el mapa de calor de una web

Un mapa de calor (heatmap) es una excelente opción para conocer el comportamiento de los navegantes que acceden a un sitio web. Su función principal es indicarnos, de manera visual, las zonas más “calientes” de cada página (aquellas donde el usuario realiza la mayor cantidad de clics) y también nos hace saber donde se ubican los sectores más “fríos”, es decir, aquellos en los cuales los usuarios rara vez hacen clic.

Para comprender un poco más los beneficios que ofrece el mapa de calor, debemos entender que es un gráfico que se superpone sobre la página web que deseamos analizar, ofreciendo diferentes colores (y/o tonalidades) sobre las diferentes zonas. El análisis del mapa de calor es fundamental para la optimización de un sitio web. Debemos tenerlo en cuenta al diagramar las páginas del sitio, y también debe contemplarse si vamos a evaluar alguna campaña de banners, ya que la ubicación que puedan tener es un factor clave para su posterior éxito.

De cara al SEO, y en especial al objetivo de una conversión exitosa, el mapa de calor nos puede brindar la información fundamental de cómo se mueven los usuarios en un sitio web y, en base a eso, definir las estrategias apropiadas. Los datos recogidos también nos pueden ayudar a abrir los ojos para comprender algunas de las razones de acciones de publicidad poco exitosas. Saber explotar eficientemente el sitio es fundamental si deseamos obtener ganancias con él, pero también es importante para poder dirigir el tráfico sobre los contenidos que buscamos posicionar.

Cuando pensamos en optimizar el layout de un sitio, debemos tener en cuenta las zonas más calientes de las páginas para saber dónde debemos ubicar los links o banners más importantes, ya sean enlaces internos, publicidades o contenidos que deseamos difundir con mayor fuerza. También nos dará la pauta de que zonas podemos dejar más “despejadas” para otro tipo de contenidos que necesitan menor exposición.

Si se utilizan campañas del tipo AdSense, también es muy importante analizar el mapa de calor del sitio para saber los lugares más apropiados donde debemos ubicar los bloques de publicidad para maximizar su rendimiento.

Por lo general, el lugar ideal para ubicar publicidad es rodeando el contenido principal de la página, en especial en la parte superior o bien a la izquierda del mismo, siempre sin saturar ni molestar al visitante. En este sentido debemos tener en cuenta que el exceso siempre es malo y si nos excedemos en la cantidad de publicidad, seguramente, en lugar de atraer al usuario para que haga clic, lograremos el efecto contrario y hasta probablemente lo impulsaremos a abandonar la página que estaba leyendo.

Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones, seguramente muchos querrán saber cómo poder ver el mapa de calor de sus sitios web. Una alternativa muy interesante es la que ofrece ClickHeat (de Labsmedia). Para poder utilizar su servicio ingresamos en: http://www.labsmedia.com/clickheat/index.html.

Si bien no es un mapa de calor propiamente dicho, Google Analytic ofrece una muy interesante herramienta con su función “Superposición del sitio”, una opción que nos brinda porcentajes de clics realizados sobre diferentes partes de la página analizada.

Publicado el por

1 Comentario

Una respuesta a Cómo aprovechar el mapa de calor de una web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *