¿HTML5 o Flash? Primero pensemos …

Desde hace un tiempo, en la Internet se viene planteando la batalla entre HTML5 y Flash. Muchos usuarios ya han tomado posición en esta disputa y también muchas empresas que buscan le opción que más las beneficia. Si somos desarrolladores, antes de decidirnos por una postura tan radical en esta lucha, tal vez sea mejor tomarnos cinco minutos y pensar que es mejor para nuestros proyectos, que en definitiva es lo que importa saber.

Para comprender mejor de que se trata esta aparente rivalidad, lo más importante es saber qué es y que ofrece cada una de las alternativas involucradas en esta batalla.

HTML5 es la revisión número 5 del famoso lenguaje de metaetiquetas conocido como HTML, estándar fundamental para la creación de páginas web. En este sentido, es muy importante destacar que HTML 4.01 es el estándar actual y que HTML5 aún se encuentra en el Draft (Borrador) del Consorcio W3C (http://dev.w3.org/html5/spec/). Al estar en un estado de desarrollo, HTML5 aún es susceptible de modificaciones, por eso algunos navegadores todavía no lo han adoptado de manera completa. Más allá de este detalle, el vértigo del mundo moderno, en especial en los temas web, han hecho que varias de sus características se hayan difundido en gran medida y estén en boca de todos. Este escenario, y la necesidad de muchas empresas para encontrar alternativas viables para sus proyectos, han hecho que este estándar comience a rodar antes de llegar a su revisión definitiva y ya sea soportado por cada vez más navegadores.

Básicamente HTML5, además de retirar etiquetas arcaicas, incorpora nuevas al estándar, para definir secciones en la página, incorporar elementos multimedia y también trae la tan promocionada etiqueta <canvas>. HTML5 Será el nuevo estándar que se imponga en los próximos años, cuando tome su forma definitiva al salir de la etapa borrador y los navegadores más importantes del mercado lo soporten.

Por el lado de Flash, debeos saber que no es un lenguaje de etiquetas como lo es HTML, sino que es una aplicación que actúa como entorno de desarrollo para contenidos multimedia. Fue desarrollado por Macromedia y actualmente está en manos de Adobe. Flash trabaja con el lenguaje orientado a objetos conocido como ActionScript, que es el que le da mayor potencia a la plataforma para realizar desarrollos más complejos.

Los contenidos generados por Flash, requieren de un plugin, complemento o agregado en el navegador web para poder ser vistos por los usuarios. Esto requiere que, en la mayoría de los casos, el navegante tenga que descargar este componente. En la actualidad, algunos navegadores, como el caso de Google Chrome, están incorporando este complemento de manera predeterminada junto con el navegador.

Entrando en el foco del asunto, en lo que se refiere a HTML5, las etiquetas <audio> y <video> son las que plantean la renovación de los reproductores multimedia, dominados hasta ahora por desarrollos Flash, en su mayoría). Por otra parte, <canvas> es la etiqueta que ofrece un nuevo universo de posibilidades para renderizar contenidos dinámicos, que, de alguna manera, podrían competir con los de Flash. Claro que todas estas opciones aún no son soportadas por todos los navegadores, por lo cual son alternativas para desarrollo puntuales, técnicas de experimentación o bien soluciones para determinados dispositivos móviles que las soportan. Aún hoy, por razones de compatibilidad, Flash es una solución más aceptada, sin embargo en un futuro cercano, varias de las soluciones que se plantean hoy en Flash, también podrán hacerse con HTML5, combinando este estandar con otras tecnologías.

Este último punto es muy importante tenerlo en cuenta, ya que HTML5 no hace magia por sí solo, sino que necesita de otras tecnologías combinadas (ya se AJAX o PHP) para mostrar toda su potencia. No olvidemos que HTML5 es la evolución de un lenguaje de metaetiquetas, y que no deja de ser esto. Lo que varía a partir de ahora es el potencial de implementación que nos ofrecen estas nuevas etiquetas que se suman al estándar.

Mirando al futuro, cuando HTML5 sea un estándar difundido y con un alto grado de compatibilidad en diversos navegadores, seguramente Flash también mostrará un crecimiento, de la mano de las nuevas características que vaya incorporando Adobe. En este sentido es importante considerar que HTML5 y Flash pueden convivir en armonía (más allá de los intereses creados a favor de uno o de otro), el tema pasa por una decisión proyectual, en la que debemos definir qué solución es la más indicada. Una página desarrollada con lenguaje HTML5 puede mostrar también contenidos Flash, así como también de Silverlight (propiedad de Microsoft) o de cualquier otro elemento que pueda ser mostrado en un navegador, como un elemento incrustado.

Lo que debemos tener en cuenta por sobre todo, es que debemos estar preparados para elegir la opción más eficiente y adecuada según el tipo de proyecto. Esta elección no solamente se refiere a lo macro, sino también a los diferentes elementos que lo componen. En definitiva el problema no está en el uso de una tecnología o de otra, sino en el mal uso. Es imprescindible conocer las opciones con las que contamos para realizar un proyecto, evaluarlas en cada caso y tomar la decisión correcta para lograr el mejor resultado, en el menor tiempo posible y optimizando los recursos disponibles.

No se trata sólo de HTML5 o Flash, se trata de pensar y tener los ojos bien abiertos, estar actualizados con las nuevas tendencias y estar preparados para los cambios, para no quedar a contramano en un mundo tan competitivo como lo es el actual y el que vendrá.

Publicado el por

1 Comentario

Una respuesta a ¿HTML5 o Flash? Primero pensemos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *