Aplicaciones web, una tendencia con mucho futuro

Algo que distingue a Internet es su capacidad para adaptarse, cambiar y renovarse ante las diversas necesidades y tendencias que mandan en el mercado.

Es así, como, limitaciones tecnológicas mediante, al principio Internet era mucho más chata y menos atractiva de lo que es hoy, que goza de mucha más vida e “interactividad”.

Esta constante evolución, hizo que la información que viajaba en una sola dirección, se convirtiera en una autopista de dos vías para lograr mayor participación de los usuarios. Fue entonces, cuando los usuarios comenzaron a darse cuenta de su verdadero poder y, de esta forma, pasaron de ser un mero espectador a transformarse en actores mucho más participativos de la gran película sin fin que ofrece Internet. Con esta creciente interrelación y con el usuario convirtiéndose en generador de contenidos, se establece el paradigma de la web 2.0 y una nueva etapa en la gran red de redes.

De la mano de este fenómeno, también aparecen lo que se conoce como aplicaciones web, es decir, herramientas online que permiten realizar tareas que antes sólo estaban disponibles en aplicaciones de escritorio. Desde soluciones de correo, pasando por agendas, editores de texto, editores de imágenes, unidades de almacenamiento virtual, planillas de cálculo y software más complejos, capaces de operar directamente desde Internet, sin que el usuario necesite más que tener un navegador actualizado en su computadora.

Con la evolución de las tecnologías para el desarrollo web, como por ejemplo el gran avance de programación en AJAX, las aplicaciones web fueron creciendo, siendo cada día más robustas y ofreciendo cada vez más opciones para el usuario. Ya queda poco de aquellas primeras aplicaciones con opciones básicas e interfaz poco atractiva. Hoy en día las aplicaciones web deben dar soluciones reales a los usuarios y mostrar una interfaz que esté a la altura de las aplicaciones de escritorio, sin perder eficiencia y sin resignar performance.

Las ventajas de las aplicaciones web son bien conocidas, pero vale la pena repasarlas. La primera y fundamental es la que ya mencionamos: el usuario no debe instalar software adicional, sólo debe tener un navegador actualizado y una buena conexión a Internet. En relación a esto, también surge que ya no se necesitan varios GB en el disco duro para almacenar una aplicación que no hay que instalar. Como la aplicación corre en el navegador, no hay problema de compatibilidad de sistemas operativos, por lo cual es una solución multiplataforma. Tampoco debemos pensar en instalarla, actualizarla o qué pasará si se rompe nuestro disco duro. Al estar la aplicación en Internet, ella vive en un servidor del cual se ocupará el equipo de mantenimiento, el usuario sólo deberá recordar la dirección para acceder y la clave de acceso. Esto permite resolver de una manera mucho más sencilla y eficiente problemas críticos y cualquier necesidad de actualización. Esto también beneficia el trabajo en equipo que se puede realizar con personas que se encuentren en diversos lugares del mundo sin ningún tipo de problema.

Evidentemente hay aplicaciones que tienen una complejidad que aún hoy es difícil llevarla a la práctica en una solución completa como herramienta online. Sin embargo, la evolución de las técnicas existentes, nos demuestran día a día que el mundo está cada vez más permeable a utilizar herramientas online y a probar cosas nuevas. También vale la pena mencionar que las “webapp” son una solución muy interesante y cada vez más difundidas para móviles, lo cual es otro aspecto que todo desarrollador debe tener en cuenta como un interesante camino por explorar.

Publicado el por

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>